Las aves con insomnio

Las aves con insomnio

Sobre “Las AVES con Insomnio”

Las aves con insomnio… aves de la metrópoli, de calles y edificios activos las veinticuatro horas. No pueden descansar tranquilas, parece que duermen pero no lo están haciendo. La música, los motores y la tensión mantienen a estos seres diurnos en desvelo desde las seis de la tarde, hasta más o menos las dos y media de la madrugada del siguiente día. Una vida rutinaria que se convirtió en insomnio.

Un ave encontró el lado positivo del insomnio. Notó que en ese tiempo podía dedicarse a contemplar y meditar (tenía toda la construcción humana a su alrededor).

Nació en un entorno establecido, en un estatus quo. Pero en su tiempo de vida no había notado que la tierra estaba cubierta por una superficie sin vida (asfalto).

—Por eso hay pocos árboles…—pensó. —Ellos lo construyeron todo, también las luces nocturnas…

Ave de la especie de los fermúnicos

Dentro de una de las construcciones humanas, el ave observaba a un ser que se sentaba todos los días (en un sillón), a ver un objeto que mostraba situaciones de otros seres como él. Todos teniendo diferentes actividades en diferentes lugares de la tierra (al parecer).

Y fue así como el ave comenzó a humanizarse no siendo la primera en su especie que lo hace.

Aprendió a conocer al humano, a pensar como uno de nosotros. Notó porqué, su bardada ha vivido como vive y por qué han comido de lo que han encontrado tirado.

Fastidiado por su entorno, el animal humanizado dejó de sentirse ave, cada vez que conocía al humano, se sentía como uno de ellos; auto-atado a una esclavitud.

—Las personas no son libres— pensó. — ¿Y tú crees que eres libre? Le preguntó una voz que se escuchó a unas ramas arriba, del árbol viejo rodeado por una avenida principal de la metrópoli.

Share this post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *